YOGA

Seguro que alguna vez has pensado que te gustaría tener mayor elasticidad, y sentirte mejor físicamente. Y también que te gustaría calmar tu mente y vivir con más equilibrio.

¿Sabrías como lograrlo?

Si eres de l@s que piensan que el yoga es solo para aquell@s que son flexibles, o para los “iluminad@s” de mente estable, aquí te voy a mostrar cómo tanto tú como cualquier otra persona, sin flexibilidad o con la mente agitada, puede iniciarse en el yoga y empezar a notar los resultados, en menos tiempo del que creías. 

Es cierto que hay algunas personas más flexibles y que tienen mayor control de la mente que otras, pero eso no significa que vayan a aprender Yoga más rápido. Es una creencia general. 

Para que lo entiendas mejor te voy a contar una historia que me toca muy de cerca.

Cuando María tenía 25 años, empezó a sentir que habían cosas que fallaban dentro de ella. Era esa sensación de que lo que hacía no estaba alineado con su vida. Podría ser algo que llevase guardado ahí dentro desde hace mucho tiempo, pero que desconocía. O algo que conocía, pero no sabía controlar. O algo externo que no lo dejaba vivir en paz. 

En aquel entonces escuchó que la meditación y el Yoga podrían ayudarle a calmar la mente y sentirse mejor consigo misma. En sus diarios escribía allá por el 2013. “Quiero aprender a meditar y aplicarlo en mi día a día”. 

Lo cierto es que necesitaba encontrase a sí misma. Todo dolía más de lo que debería doler. Había algo que no iba por el camino correcto. 

María surfeaba, viajaba y hacía muchísimo deporte. Se cuidaba la alimentación o al menos intentaba. Pero su mente seguía por otro lado. Y aunque la gente le hubiese dicho que con el Yoga encontraría el equilibrio, ella no sacaba tiempo para practicar con constancia. Era como que no terminaba de entender cómo el Yoga podría ayudarle en su vida. Lo veía todavía como algo un poco esotérico. Esto es para los “hierbas”. Yo soy más de: “si no lo veo, no lo creo.”

Entonces, María empezó a practicar Yoga. Al principio era muy irregular. Seguía a algún Youtuber que otro. Empezó poco a poco a ganar más flexibilidad y fuerza.

En el plano físico mejoraba algo, pero no comprendía realmente cuál era ese beneficio que podría obtener del Yoga y que no le iba a dar cualquier otro deporte como podría ser un gimnasio, salir a correr, el pilates, el surf, o cualquier otro. 

María se decía: “Okey. Me han dicho que con el Yoga podré tener la mente más calmada, lograr una mayor serenidad, mayor optimismo y equilibrio, pero todavía no logro entender como”. 

Llegó un día que María empezó a entrar en una crisis más fuerte que la de los 25 que os contaba antes. En ese momento, se sentía angustiada. Cada día se volvía un infierno. No comprendía que le estaba pasando. ¿Era ansiedad, mucha presión en el trabajo, todos los problemas que llevo acumulando desde hacía años? La cosa es que entró en un estado muy tormentoso. Encima empezó a somatizar temblores en el cuello y demás. Fue entonces cuando tuvo que dar un golpe en la mesa. Se dijo, “si me han dicho que el Yoga, la meditación y un estilo de vida saludable, van a ayudarme a calmar mi mente y sentirme mejor, voy a ser súper disciplinada y me lo voy a tomar enserio.” Fue en ese momento, cuando empezó a meditar cada día. Practicaba Yoga con regularidad. 

Esta vez se buscó a una profesora que le pudiese guiar en la práctica. Los videos de Youtube fueron un buen comienzo, pero ahora necesitaba que alguien le corrigiese y le enseñase de verdad. 

Como tenía el tiempo limitado y encima prefería practicar en su casa, decidió empezar con unas clases de Yoga Online. En pocos meses encontró el equilibrio y salió de esa crisis por la que pasó. Ese equilibrio le ayudó a convertirse en una persona mucho más fuerte. 

Lo que María comprendió fue qué, a través de las clases de Yoga Online, logró grandes beneficios. 

Te cuento algunos de ellos aquí: 

1.     Descubrió con sencillos pasos, que su cuerpo puede ofrecer mucho más de lo que creía.

2.     Aprendió la importancia de alejarse del ruido que hay ahí fuera, centrándose en su bienestar físico y mental

3.     Tuvo una gran mejoría en la flexibilidad de su cuerpo, pero también en la de su mente, gracias a la técnica de Yoga que enseño en mis clases Online. 

4.     Con una práctica constante, se sintió mucho más ligera y en equilibrio

Estos son algunos de los beneficios que tendrás con mis clases de Yoga, pero te cuento más, para que lo entiendas: 

1.     En los tiempos que corren la opción de practicar Yoga desde casa parece la más lógica y segura. Con mis clases de Yoga Online ahorrarás tiempo y dinero en desplazamientos, sin perder calidad en la enseñanza.

2.     Una vez mi abuela me dijo que debía ser feliz. Que la vida pasa rápido y que todo eso que no disfrutara ahora, es tiempo muy valioso que estaría desperdiciando. Esa felicidad solo depende de ti y de que lleves a cabo acciones dirigidas a ello. Con las clases de yoga online podré ayudarte a que estés mejor física y mentalmente y con ello el camino de la felicidad te será más alcanzable. 

3.     Un amigo sintió la necesidad de encontrar un equilibrio entre su cuerpo y su mente. Y se puso a leer muuuuchos libros, a ver muuuuchos videos, pero se dio cuenta que a pesar de que sabía la teoría nada cambiaba en el. Y esto es porqué estas clases de yoga online te van a ayudar. Porque un gramo de práctica vale más que mil kilos de teoría. 

¿Te gustaría sentirte mejor físicamente y con la mente más calmada al igual que le sucedió a María y también a muchas otras personas? 

“Con estas clases Online en grupos reducidos, podrás aprender paso a paso, con correcciones en directo y garantizándote que aprenderás unos buenos fundamentos que harán que tu mente y cuerpo tengan un mayor equilibrio. “

*Pago seguro por Bizum

Clases de Yoga Online. 55€/mes

2 clases por semana

yoga_españa